El 4 de abril de 1929 nacía en Bruselas Audrey Kathleen Ruston, más conocida como Audrey Hepburn. Durante su infancia vivió en Bélgica, Inglaterra, y en la zona ocupada por Alemania en los Países Bajos.

Estudió ballet, fue corista en los musicales del West End londinense y trabajó en Broadway. Más tarde se dedicó al cine y de eso queremos hablaros, de sus mejores películas.

Vacaciones en Roma 1953

Aunque no fue su debut en el cine, sí fue la película que catapultó a la fama a la actriz. Dirigida por William Wyler y con guion de Dalton Trumbo obtuvo 10 candidaturas a los premios de Hollywood, Audrey Hepburn consiguió el óscar a la mejor actriz por su papel como la princesa Anna. Los productores querían que Elizabeth Taylor fuera la protagonista pero el director quedó impresionado por la prueba de cámara que le hizo a la joven actriz.

Sabrina 1954

Billy Wilder dirige a Hepburn en esta película en la que compartió protagonismo junto a Humphrey Bogart y William Holden, con el que tuvo una relación amorosa durante el rodaje. De nuevo fue nominada al óscar, aunque el premio fue para Grace Kelly. Sabrina cuenta la historia de la hija del chófer de una familia millonaria que desde niña está enamorada de uno de los hijos, el vividor y mujeriego. El otro hijo Linus es un hombre que vive sólo para las empresas de las familia hasta que… Quizá os suene más el remake de esta película protagonizada por Harrison Ford.

Guerra y Paz 1956

La película basada en la novela de Tolstoi está dirigida por King Vidor y cuenta con la participación de Henry Fonda, Mil Ferrer, John Mills, Vittorio Gassman, Anita Ekberg. Con un sueldo de 350.000 dólares se convirtió en la intérprete mejor pagada hasta la fecha en su papel como Natasha Rostova.

Funny Face 1957

Traducida como Una cara con Ángel, la película fue dirigida por Stanley Donen y protagonizada por Audrey Hepburn, Fred Astaire, que cuenta la historia de un fotógrafo que busca a una modelo que se salga de los cánones establecidos. Os podéis imaginar que la joven con rostro angelical fue el papel reservado para Audrey Hepburn.

Historia de una monja 1959

Fred Zinnemann dirige la película protagonizada por Peter Finch y Audrey Hepburn. Cuenta la historia de la hija de un destacado cirujano que estudia medicina e ingresa en un convento convirtiéndose en la hermana Lucas.

Desayuno con Diamantes 1961

Es la película más famosa en la carrera de Audrey Hepburn. Una deliciosa comedia que la convirtió en un icono del cine americano. Estuvo nominada al óscar por esta película en la que interpreta a Holly Golightly, papel que iba a ser para Marilyn Monroe. George Peppard, Patricia Neal, Martin Balsam, Mickey Rooney y José Luis de Villalonga acompañan a Hepburn en la adaptación de la novela de Truman Capote.

Charada 1963

Stanley Donen dirige a Hepburn y Cary  Grant en esta película de suspense y comedia en la que sus personajes se conocen en una estación de esquí. El personaje de Audrey no puede confiar en nadie en esta película en la que Hepburn se llevó el premio BAFTA.

My Fair Lady 1964

La lluvia en Sevilla es una pura maravilla, es quizá una de las frases más conocidas de los papeles de Hepburn. Película musical dirigida por George Cukor interpretada por Audrey y Rex Harrison, basada en la obra de teatro Pigmalión. Recibió el Óscar a  la mejor película, al mejor actor y al mejor director.

Dos en la carretera 1967

De nuevo Stanley Donen dirige a la actriz que junto Albert Finney cuenta la historia de un matrimonio durante doce años en diferentes viajes por Normandía. Su argumento no es lineal y consiguió el oscar al mejor guion original. La película consiguió la Concha de Oro en el festival de San Sebastián.

Robin y Marian 1976

Richard Lester es el director de esta historia en la que Robin Hood vuelve de las cruzadas para ver como su mundo no es como él lo había dejado. Su amada Marian ha ingresado en un convento, pero sus caminos vuelven a cruzarse. Sean Connery es el protagonista masculino de esta película.

Su última película fue Always, dirigida por Steven Spielberg en 1989. Cuatro años más tarde, nos dejaba a la edad de 63 años después de una vida dedicada a la interpretación y a participar en organizaciones benéficas como UNICEF colaborando con las comunidades más desfavorecidas del mundo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *