La primera temporada de ‘El Ministerio del Tiempo ha sido uno de los éxitos más sorprendentes de los últimos tiempos. No tanto por su audiencia, que no ha sido demasiado destacable, sino por la repercusión que ha alcanzado en Internet. Los trending topics relacionados con la serie han sido habituales durante la emisión de cada episodio, y las redes sociales se han llenado de la actividad de los ministéricos, los fans de la serie, que se han animado a escribir fanfics, a hacer retratos de sus tres protagonistas y a debatir todo tipo de teorías locas sobre lo que pasa en la serie.

Uno de los efectos de este fandom, inusitado en una serie española, es el interés por conocer dónde sitúa ‘El Ministerio del Tiempo’ algunas de sus aventuras, que llevan a Julián, Amelia y Alonso no sólo a diferentes épocas del pasado, sino también a lugares tan diferentes como el monasterio de Montserrat, Salamanca, Lisboa (cuando Portugal formaba parte de España) o Madrid, que es la ciudad donde se graba la serie y donde pueden encontrarse algunas de sus localizaciones.

min1

Casa-palacio de la Duquesa de Sueca, en Madrid, sede del MInisterio del Tiempo.

La sede del Ministerio

La primera parada en esta breve ruta ministérica es la propia sede del Ministerio del Tiempo, un edificio con un exterior en ruinas que, sin embargo, oculta en la serie un lugar lleno de sorpresas. El edificio en cuestión es la casa-palacio de la Duquesa de Sueca, situado en el número 2 de la plaza del Duque de Alba, muy cerca de la zona del Rastro. Construido en el siglo XVIII, y propiedad del Ayuntamiento de Madrid, lleva décadas abandonado y en estado de ruina, sin que prosperaran ninguno de los planes de rehabilitación propuestos hace unos ocho años, y protegido como Bien de Interés Cultural. En 2013, de hecho, los tribunales paralizaron una orden de demolición, pero el palacio sigue en el mismo estado de deterioro.

En el centro de la capital podemos encontrar también el piso franco que el Ministerio pone a disposición de sus funcionarios para que se alojen allí durante sus misiones, o como residencia de trabajo. Alonso vive en él en el siglo XVI, mientras la patrulla lo utiliza como residencia temporal para realizar un trabajo en 1981. El edificio no llega a verse, pero se encuentra en lo que se conoce como Madrid de los Austrias, una zona entre la Puerta del Sol, la Plaza de Oriente y el barrio de La Latina, que conserva buena parte del legado arquitectónico de cómo era la ciudad durante el reinado de los Habsburgo, entre 1516 y 1700. Por lo poco que puede verse en la serie, es probable que el piso franco esté en las proximidades de la Plaza de la Paja, que era la plaza del mercado en el siglo XIII.

min2

Un viaje al siglo XVI

Todavía queda una última localización en Madrid ciudad de las que se ven en el primer capítulo, en el tramo de la Gran Vía entre la calle Montera y la plaza de Callao. En ese tramo, por ejemplo, justo enfrente del edificio de Telefónica, es donde se encuentran los dos visitantes de 1808 a los hermanos Alcázar, dos rockeros clásicos de la capital que durante años han estado siempre apostados en ese paso de peatones, delante de lo que antes era la tienda de discos Madrid Rock, y ahora es una cadena de ropa. Caminando apenas unos pasos hacia Callao encontramos el primer sitio que visita la patrulla en su primera misión, la Casa del Libro de Gran Vía 29. El edificio se construyó en 1920 para albergar la sede de la editorial Espasa-Calpe, que abrió allí su primera tienda en 1923.

Para acercarnos al Toledo de 1492, la Salamanca de 1520 o la Lisboa de 1588, sin embargo, hay que salir de Madrid y desplazarse hacia Talamanca del Jarama. En ‘Los archivos del Ministerio’, el making of de cada episodio que se emite cuando éstos finalizan, se menciona que ese pueblo cerca de la provincia de la Guadalajara es el que se utiliza, mayoritariamente, para simular esos viajes cinco siglos atrás en el tiempo, con la ayuda de pantallas verdes y cromas.

min3

Cartuja de Talamanca del Jarama. | Foto: Cruccone.  CC BY 3.0

No obstante, esta serie no es la única que ha empleado Talamanca como plató de rodaje. El lugar está amurallado y posee bastantes edificaciones románicas y mudéjares, y algunas de sus calles y casas nobles lucen de un modo muy similar a como lo hacían en el siglo XVII, así que es lógico que allí hayan rodado desde ‘Águila roja’ hasta la primera ‘Conan el bárbaro’. El municipio, de hecho, tiene una iniciativa llamada Talamanca de Cine para utilizar su condición de localización cinematográfica como reclamo turístico.

Hay otros lugares de Madrid que han permitido a la serie hacer sus propios viajes en el tiempo a, por ejemplo, el París del siglo XIX para que Velázquez pueda conocer a Picasso. Ese viaje en concreto fue posible gracias al café de Ruiz, que conserva su interior como si las décadas no hubieran pasado por él. Y el encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya se reprodujo en el Museo del Ferrocarril, situado en la antigua Estación de Delicias y que tiene desde locomotoras de vapor hasta trenes de lujo o vagones del primer Talgo. Allí, además, se celebra un sábado al mes el Mercado de Motores, un mercadillo de arte, moda y comida gourmet muy popular. En la ruta ministérica ya está incluido.

Fotos | TVE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *